La digitalización del transporte, el mayor reto para el sector.

Varios camiones en el paso fronterizo de La Jonquera entre España y...

Varios camiones en el paso fronterizo de La Jonquera entre España y Francia.EFEEXPANSION

La Comisión Europea ha abierto una consulta pública para valorar posibles medidas legislativas que apoyen un uso más amplio de los documentos electrónicos de transporte por parte de todos los operadores.

Ahorro de costes, una mayor agilidad en toda la cadena de suministro y una mejora en la eficiencia operacional son las principales ventajas que el sector logístico ve en la digitalización de los documentos relacionados con el transporte de mercancías.

Sin embargo, tanto la Unión Europea como la gran mayoría de los países sólo están dando en la actualidad pasos muy tímidos para regularizar esta materia. Esta lentitud ha puesto en pie de guerra a una industria que solicita una normativa comunitaria específica, como se apreció en la jornada Transporte y logística 4.0: e-transport documents y smart contracts, organizada por el bufete Rogers & Co y Mind the Law.

En abril de 2017, la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea puso en marcha una evaluación del impacto de los documentos electrónicos de transporte con el objetivo de desarrollar medidas legislativas (reglamento y directiva) y no legislativas (comunicaciones o directrices), que fomenten su implantación y uso. No se trata del primer intento, ya que en 2015 la Comisión Europea lanzó el Foro logística y transporte digital como plataforma de encuentro para cooperar y coordinar la promoción de medidas que faciliten el intercambio electrónico de información en dicho ámbito, aunque más esperanzas da al sector el último movimiento de la UE al iniciar el pasado 25 de octubre una consulta pública sobre el uso de los documentos de transporte electrónicos, que finalizará el 18 de enero de 2018.

Luis Alberto García, socio de Rogers & Co Abogados especializado en litigios de transportes, mercantiles y de responsabilidad civil, explica que los documentos digitales “no suponen una alteración ni del régimen jurídico de responsabilidad del transportista ni del contenido de la carta de porte”, ya que se trataría de dotarlos de la misma equivalencia con el documento de transporte en papel.

Uso actual

A pesar de la falta de normativa comunitaria específica, el socio de Rogers & Co Abogados señala que estos materiales electrónicos son “una realidad, ya que se utilizan actualmente en todos los ámbitos del transporte (terrestre, marítimo y aéreo), como ocurre en los casos del conocimiento de embarque (E-BL) o la carta de porte aéreo electrónicos (E-Awb)”.

No obstante, el desarrollo y la aceptación de este material es muy desigual en cada uno de los países europeos. En el caso de España, hay “plena equiparación legal y valor probatorio”, según Luis Alberto García, que se apoya en la Ley 15/2009 del contrato de transporte terrestre de mercancías y en la Ley 14/2004 de navegación marítima, que reconocen la posibilidad de emitir cartas de porte y conocimientos de transporte electrónicos y su equiparación con los documentos en papel, así como en la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, que reconoce de manera general la validez y efectos jurídicos de los contratos celebrados electrónicamente y de la aportación en juicio como prueba documental de la información contenida en soporte electrónico.

A pesar de ello, “la equiparación a nivel internacional se está consiguiendo muy lentamente no sólo porque los estados han de ratificar los protocolos o convenciones para que entren en vigor, sino porque después sólo resultan de aplicación entre aquellos países que los hayan ratificado”. Por ejemplo, el protocolo que regula la carta de porte electrónica para el transporte internacional de mercancías por carretera (E-Cmr) se encuentra en vigor sólo en 11 -España es uno de ellos- de los 55 Estados que forman parte del convenio original.

Publicada original desde http://www.expansion.com

Te gusta esto? Compártelo :